Maíces

Presentación

 

 

 

   

El cultivo del maíz tuvo su origen, con toda probabilidad, en América Central, especialmente en México, de donde se difundió hacia el norte hasta el Canadá y hacia el sur hasta la Argentina.
La evidencia más antigua de la existencia del maíz, de unos 7,000 años de antigüedad, ha sido encontrada por arqueólogos en el valle de Tehuacán (México) pero es posible que hubiese otros centros secundarios de origen en América.
Los maices andinos reunen una variedad de tipos diferentes de mazorcas, evidenciados tanto por su color como por su consitencia.
Todas las variedades sirven para hervir (largo tiempo) y se pueden utilizar en ensaladas, tartas, empanadas, guisos, sopas.
La variedad blanca no se puede freír porque no tiene cascara.
Todas los demás si se pueden freír y se usan como snack o para el ceviche.
Además se pueden procesar y hacer harina.
La disponibilidad en general es continua, pudiendo faltar algunas variedades en particular.