Quinoa

Presentación: venta al peso

 

 

 

 

 

    La quinua, del quechua kinúwa o kínua (Chenopodium quínoa) es un pseudocereal perteneciente a la subfamilia Chenopodioideae de las amarantáceas. Es un cultivo que se produce en los Andes de Bolivia, Perú, Argentina, Chile, Colombia y Ecuador, así como en Estados Unidos. Bolivia es el primer productor mundial, seguido por Perú y Estados Unidos. Se denomina pseudocereal porque, si bien no pertenece a la familia de las gramíneas que agrupa a los cereales "tradicionales", su alto contenido de almidón permite que sea usada habitualmente como un cereal.
La quinua se cultiva en los Andes bolivianos, peruanos, ecuatorianos, chilenos y colombianos desde hace unos 5000 años. Al igual que la papa, fue uno de los principales alimentos de los pueblos andinos preincaicos e incaicos.
Se piensa que en el pasado también se empleó para usos cosméticos en la zona del altiplano peruano-boliviano-argentino.
Crece desde el nivel del mar en Perú y hasta los 4000 m de altitud en los Andes, aunque su altura más común es a partir de los 2500 m.
Su sabor agradable, la calidad de sus proteínas y su alto valor nutritivo la convierten en un superalimento. El elevado contenido en calcio, hierro y aminoácidos esenciales, como la lisina, histidina y arginina, han llevado a Naciones Unidas a declarar a 2013 como el año Internacional de la Quínoa y a reconocer a este grano andino como un aliado para luchar contra el hambre.
Este alimento se comenzó a cultivar hace unos 7.000 años en los alrededores del Lago Titicaca. A mediados del siglo XV, los incas la conocían como el cereal madre. Cada año, el Inca, en una ceremonia especial, plantaba las primeras semillas de la temporada y durante el solsticio, los sacerdotes ofrecían vasijas de oro llenas de quínoa al Inti, el Dios Sol.
En 1975, un grupo de investigadores de la Academia de Ciencias de Estados Unidos afirmó que la quínoa es uno de los mejores alimentos de origen vegetal. Esto llevó a la NASA a integrarla en la dieta de los astronautas, especialmente durante los vuelos de larga duración. Se trata de una planta que resiste bien el frío, la sequía y la altura. Además, puede cultivarse hasta en suelos de escasa riqueza nutritiva.
Una semilla excepcional
La quinoa no es un alimento con mucha entre nosotros, incluso mucha gente desconoce sus excelentes propiedades nutricionales. “Tiene unas características semejantes a las de los demás granos, de ahí que algunos la consideren un cereal, aunque técnicamente se trate de una semilla.
Es rica en hidratos de carbono complejos, que la convierten en fuente óptima de energía, y minerales esenciales como el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio. También contiene vitaminas del grupo B y ácido fólico. Y como si esto fuera poco, posee un importante aporte proteico (16% y puede contar hasta el 23%, lo cual es más del doble que cualquier cereal), con 8 aminoácidos esenciales para el humano. En síntesis, se trata de un excepcional equilibrio de proteínas, grasas e hidratos de carbono (almidón). Entre los aminoácidos presentes en sus proteínas destacan la lisina (importante para el desarrollo del cerebro) y la arginina e histidina básicos para el desarrollo humano durante la infancia. Otra de sus ventajas: es pobre en grasas.
Cómo prepararlo
Se cocina de 15 a 20 minutos y puede ser utilizado en una gran variedad de platos. Desde sopas, ensaladas, revueltas con huevo, guisos, purés y postres hasta en bebidas. Transformada en harina, se utiliza para hacer pan, galletas, fideos, salchichas, albóndigas. Hay dietéticas que ofrecen estas variantes.
También se come directamente en yogurt o con chocolate. Entre los productos elaborados o semi-elaborados, están las barritas de cereal que la incorporan.